TESTIGOS

DOMINGO II DEL TIEMPO ORDINARIO CICLO A

Domingo 19 de Enero de 2020

REFLEXIÓN

          1.- Un testigo es alguien que ha visto un acontecimiento, que ha estado presente, que ha oído, y que por lo tanto puede decir la vedad de lo que sabe.  Es tan importante que un testigo de un juicio no se puede negar a declarar y si miente comete un delito.

          En el pasaje del Evangelio de hoy leemos que Juan el Bautista dice de sí mismo:    ” Yo he visto, he oído y por eso doy testimonio de que ESTE ES el Hijo de Dios”. Y en otro pasaje afirma: “Yo no soy la Luz, sino el testigo de la Luz”.

 

          2.- Los cristianos creemos en este testimonio de Juan, creemos que Jesús es el Hijo de Dios, es el Mesías, es nuestro Salvador.

          Cuando fuimos Bautizados Dios nos regaló el Espíritu Santo, nos llenó de su Vida y su Amor, nos regaló su Salvación, nos llamó Hijos Amados Suyos y nos encargó que seamos sus testigos tal como hemos escuchado en la primera lectura: “Te hago luz de las naciones para que mi salvación alcance hasta el confín de la tierra”.

 

          3.- Para ser testigos de que Jesús es nuestro Salvador no basta con que digamos de memoria lo que hemos aprendido en el Catecismo o en las diferentes charlas o reuniones en las que hemos participado o en las que hemos asistido. Es necesario que hablemos de lo que el Señor ha hecho y hace cada día en nosotros.

++Como nos llena de su alegría y de su paz, como nos sentimos acompañados por Él, nos coge de la mano, nos lleva por el buen camino y nos ayuda a superar las dificultades; como nos perdona, nos consuela, nos abraza con ternura, no nos deja solos.

++Como su presencia en nosotros nos hace sonreír incluso en los momentos más difíciles porque podemos apoyarnos en Él y no perder la seguridad y la esperanza.

          Y eso muchas veces no lo hacemos.

 

          4.- Con frecuencia los cristianos y la Iglesia en general, en muchas etapas de la historia incluso hoy mismo, con el deseo de ser aceptada o por ayudar ofreciendo un criterio que lo presenta como el único bueno,

++hablamos demasiado de nosotros mismos, de nuestras opiniones, de la manera como estamos organizados como una institución humana, de las normas que hay que seguir o la documentación que hay que presentar para recibir algunos sacramentos,

++y nos olvidamos de hablar de Jesús, de su mensaje de Amor, de su deseo de que estemos junto a Él y de que nos dejemos amar por Él, de cómo hemos de vivir para construir un mundo mejor, para que su paz llegue a todos los corazones y a todos los rincones de la tierra.

          Y esa no es la manera de ser testigos.

 

          5.- Preocupémonos de vivir al estilo de Jesús, que pongamos en práctica lo que predicamos y lo que decimos que creemos, y que con la coherencia y la verdad de nuestra vida podamos decir con la misma fuerza de Juan el Bautista: ESTE ES el Cordero de Dios, el Mesías, el Salvador. ESTE ES el que trae al mundo el Amor y la Paz, porque eso es lo que hace Jesús en nosotros.

BAUTISMO

FIESTA DEL BAUTISMO DE JESÚS CICLO A

Domingo 12 de Enero de 2020

REFLEXIÓN

          1.- El Bautismo de Jesús es el comienzo de su vida pública y nos ofrece la ocasión de reflexionar sobre nuestro propio Bautismo.

Nos dice el Evangelio que cuando Jesús fue bautizado por Juan se vio descender sobre Él el Espíritu Santo y se oyó una voz desde el cielo que decía: “Este es mi Hijo amado”.

          Jesús fue reconocido y proclamado como el Mesías, el Enviado de Dios, el Salvador esperado y a partir de ese momento toda su vida estuvo marcada por el compromiso de cumplir la Misión que había recibido del Padre.

 

2.- Lo mismo ocurrió cuando nosotros fuimos Bautizados: Descendió sobre nosotros el Espíritu Santo que nos llenó del Amor y de la Vida de Dios, y fuimos llamados Hijos amados y predilectos de Dios.

          *Haber recibido el regalo de la Vida de Dios nos compromete a cuidarla, protegerla, hacerla crecer. Cuidarla y protegerla de todo aquello que la puede destruir: las tentaciones que nos pueden apartar de Dios, el ambiente que nos puede arrastrar a tener comportamientos contrarios a las enseñanzas de Jesús; la pereza y el descuido que, al no cuidarla con la Oración, los Sacramentos y mejorando también nuestra formación, contribuye a que vaya disminuyendo y se vaya apagando.

          *A partir de ese momento toda nuestra vida debería estar orientada a vivir como Hijos de Dios, a parecernos cada vez más a Jesús, a pasar por la vida haciendo el bien, a preocuparnos de los demás como el Señor se preocupa de nosotros y de todos los hombres.

          *A contribuir en la medida de lo posible a construir una sociedad mejor en la que todos, especialmente los que más sufren, sean tratados con la justicia, el respeto y la dignidad que merecen.

 

          3.- Todos los Bautizados formamos parte de la Gran Familia de los Hijos de Dios que es la Iglesia; una Iglesia que se concreta en cada comunidad parroquial. Por eso es necesario que reflexionemos y revisemos varios aspectos:

+ En qué medida amamos a la Iglesia, rezamos por ella, nos fijamos y valoramos todo lo bueno que hace no sólo para seguir anunciando el Mensaje de Jesús sino también haciendo presente el Amor de Dios con sus obras de misericordia en favor de todos los necesitados.

+En qué medida nos unimos a las críticas, las descalificaciones, aireando lo que no hace bien o los comportamientos que son motivo de escándalo, olvidando que la Iglesia somos todos y todos somos responsables, por nuestro comportamiento, de la fea imagen que ofrecemos como Gran Familia de los Hijos de Dios.

+En qué medida nos sentimos implicados en la vida parroquial, nos preocupamos los unos de los otros, aportamos nuestra colaboración y nuestros esfuerzos para hacer presente en nuestro barrio el Rostro de Jesús, el Amor de Dios y la Alegría de ser hermanos.

 

          4.- Procuremos reflexionar sobre todas estas cosas. No olvidemos que el Espíritu Santo nos acompaña siempre para superar las dificultades en que nos encontramos y vivir cada día como Hijos Amados y Predilectos de Dios.

ESTRELLAS

EPIFANÍA, FIESTA DE LOS REYES MAGOS, CICLO A

Lunes 6 de Enero de 2020

REFLEXIÓN

          1.- El relato de los Reyes Magos es un modo de anunciar que la salvación que Dios ofrece es un regalo para los hombres de todo el mundo, de todas las razas, culturas, lenguas, religiones, porque todos somo hijos de Dios e imagen y semejanza suya.

          ++Los Magos son Sabios buscadores de la Verdad; una Verdad que encontraron en un Niño nacido en Belén, tal como habían leído en la Escrituras, en el que reconocieron a Dios hecho Hombre, Rey de todas las naciones.

+La búsqueda no les fue fácil. Fue un Camino largo, lleno de dificultades, de dudas y momentos de oscuridad que tuvieron que superar con constancia y con esperanza, guiados por la Luz de una Estrella.

+Al encontrar al Niño nacido en Belén se arrodillaron ante Él con la humildad de quienes, sobrecogidos, habían encontrado la Verdad que andaban buscando y que orientaría toda su vida.

 

          2.- Nosotros hemos de aprender de os Magos

+A ser buscadores incansables de la Verdad que hemos de reconocer y profundizar en Jesús porque es quien nos enseña el camino que hemos de seguir en nuestra vida.

+Jesús es la Verdad incuestionable que nos da la seguridad de que estamos siguiendo el buen camino y que haciendo lo que Él nos enseña nunca nos equivocaremos.

+Él es la Vida de Dios en nosotros que nos llena de alegría, que nos hace felices y mantiene viva en nosotros la esperanza de poder llegar a participar en plenitud de la Salvación y sentirnos amados por el Amor infinito de Dios que nos acompaña en todas las dificultades y los momentos de oscuridad que sufrimos y seguiremos sufriendo a lo largo de nuestra vida.

 

          3.- Los Magos fueron iluminados y guiados por la Luz de una Estrella durante su larga búsqueda. Debemos darnos cuenta y reconocer que también nosotros hemos sido guiados por muchas estrellas que nos han ido enseñando el camino del Bien y la Vedad, lo que hemos de corregir y enderezar para no perdernos, y que en los momentos de oscuridad hemos tenido siempre a nuestro lado. Han sido nuestros Sacerdotes, catequistas, padres, amigos, educadores que, quizá sin darnos cuenta, han hecho posible que seamos lo que ahora somos.

 

4.- Pensemos que también nosotros podemos y debemos ser estrellas para los demás, quizá con pocas palabras, pero con la coherencia de nuestra vida y con todos los gestos y actitudes que están llenos de bondad y de luz.

Pidamos al Señor que no dejemos nunca de buscarle, que seamos agradecidos por las distintas estrellas que han iluminado momentos diferentes de nuestra vida y nos han conducido a Él, y pidámosle saber ser estrellas para aquellos que acuden a nosotros buscando un guía que les ayude a seguir y encontrar el camino que tal vez han perdido.

ANTES DE LA CREACIÓN

DOMINGO II DE NAVIDAD CICLO A

Domingo 5 de Enero de 2020

REFLEXIÓN

          1.- Este domingo quiero compartir con vosotros la reflexión que me ha sugerido la segunda lectura que comienza diciendo: “Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo…” y concreta a continuación:

++Dios nos ha bendecido con toda clase de bienes espirituales. Al detenernos en esta afirmación podemos pensar:

+ Que prestamos mucha atención y nos interesan mucho los bienes materiales: El dinero, la salud, el trabajo, el bienestar, nuestra familia, nuestros amigos, nuestro buen nombre, el reconocimiento de nuestro trabajo, encontrar medios y posibilidades de desarrollar nuestras cualidades…

+ Pero nos deberíamos preguntar ¿cuánto o qué valor tienen para nosotros los bienes espirituales?: El Amor, la paciencia, la generosidad, la humildad, el perdón, la misericordia… que son bienes de Dios. ¿Somos agradecidos y bendecimos al Señor por ellos?

          ++Nos eligió por amor antes de la creación del mundo para que seamos santos e irreprochables.

+ Desde siempre, desde toda la eternidad, desde antes de la creación, Dios ya pensaba en nosotros. ¡Que importantes somos para Dios! ¿Cómo podemos pensar que a veces se olvida de nosotros?

+ Nos creó para que fuésemos como Él: Santos, irreprochables.

+ Nos quiso semejantes a Él en todo, especialmente en la bondad que es la manera más bonita en que se manifiesta el Amor de Dios.

+ Nos quiso Santos e irreprochables. Quiso que intentemos hacer las cosas con rectitud de intención, con amor. Que nos apartemos de todo mal, que nos esforcemos en vencer las tentaciones. Que vayamos avanzando hacia la perfección. Que no nos alejemos de Él.

+ Esa no es una tarea fácil porque somos imperfectos y débiles, supone el esfuerzo y el sacrificio de superar nuestras debilidades, purificar nuestro corazón, pulir poco a poco todas las imperfecciones que nos impiden reflejar con nitidez el rostro de Dios. En esta tarea no nos deja solos.

          ++Nos ha destinado a ser sus hijos.

+Porque Él nos trata como un Padre Bueno y Misericordioso.

+ Para comportarnos como hijos es necesario que mantengamos con el Señor una relación frecuente y constante de modo que crezca nuestra confianza, que nos pongamos en sus manos, que descubramos qué quiere de nosotros y cómo quiere que hagamos todas las cosas.

+ Que nos preguntemos constantemente cómo actuaría Jesús, Su Hijo amado y predilecto, para que aprendamos a hacer las cosas bien.

+ Que tratemos a los demás como hermanos ya que todos somos amados por Él como hijos.

+ Que todos los días nos acordemos de todos los que no son respetados en su dignidad, ni se les reconocen sus derechos, no tienen los medios necesarios para llevar una vida digna, y trabajemos por la justicia, la libertad, el diálogo, y la paz, porque son sus hijos y nuestros hermanos.

          2.- Os sugiero seguir reflexionando vosotros en casa sobre este pasaje de la carta de S. Pablo. Y hora, en la Eucaristía, bendigamos al Señor porque nos bendecido con tantos dones.

AÑO NUEVO

FIESTA DE SANTA MARÍA MADRE DE DIOS

1 de Enero de 2020

REFLEXIÓN

          1.- “María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón”.

          Comenzamos el año recordando esa actitud de María:

+Escucha con atención la Palabra que Dios le dirige.

+La guarda cuidadosamente en su corazón y la convierte en vida.

+Al convertirla en vida hace a Dios presente entre nosotros y para nosotros.

          Nos trae a Jesús como al Dios hecho Hombre que quiere estar entre nosotros para salvarnos, liberarnos de las ataduras del pecado, llenar nuestro corazón y nuestra vida de su Amor y su Paz. No una Paz cualquiera sino la Paz que es fruto del Amor.

 

          2.- Cuando oímos a María decirnos, como hizo en Caná, “Haced lo que Él os diga”, escuchamos la invitación a escuchar con atención la Palabra que Dios nos dirige continuamente a nosotros, meditarla en el corazón, como hizo María, y encontrar en la Palabra lo que Dios quiere de nosotros para convertirla en vida, de modo que le hagamos presente entre nosotros y a la vez seamos nosotros constructores de Paz.         

 

          2.- Por ese motivo también hoy celebra la Iglesia el “Día mundial de oración por la Paz

          La Paz es un Don de Dios cuando aceptamos el regalo de su Amor sin condiciones. Pero es también una tarea porque somos nosotros quienes la hemos de construir con nuestras obras.

          Una Paz que es respeto a la dignidad de todas las personas, es libertad, es verdad, es justicia, es diálogo, justicia, perdón, generosidad.

          Una tarea con frecuencia trabajosa, pero ineludible, comenzando por estar en paz con nosotros mismos y así construir la paz en nuestras familias, en nuestro trabajo, entre nuestros amigos, nuestros vecinos, en todo lo que forma parte de nuestro entorno.

 

4.- Comenzamos también hoy un Año Nuevo. Un largo tiempo lleno de oportunidades para poder hacer el bien, para construir una sociedad mejor, para ser portadores de paz.

Un año para llenarlo de nombres, de gestos de bondad, de manos extendidas, de abrazos, de caricias, de palabras de aliento y comprensión, de solidaridad, de generosidad.

Un año que podemos dejar escapar o que podemos aprovechar. Si lo aprovechamos nos llenará de alegría y esperanza y haremos felices a los demás.

 

5.- Oremos cada día por la paz que nuestro mundo tanto necesita. Que Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, nos guíe para hacer siempre lo que el Señor nos diga. Y que su Amparo nos ayude para poder terminar cada día con la conciencia tranquila porque hemos hecho lo que deberíamos hacer, y con motivos para bendecir y alabar al Señor.

SAGRADA FAMILIA

FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA CICLO A

Domingo 29 de Diciembre de 2019

REFLEXIÓN

          1.- Nos imaginamos a la Familia de Jesús viviendo siempre una situación ideal, pero si recorremos el Evangelio veremos que no tuvo las cosas fáciles:

+El sorprendente embarazo de María y las dudas de José.

++El viaje a Belén estando María embarazada, el nacimiento de Jesús sin lugar para él y refugiado en un resguardo de animales.

+La huida a Egipto y su vida de varios años como emigrantes hasta su regreso a Nazaret.

+Y todo el resto de la vida de Jesús llena de sufrimientos, de incomprensiones, de calumnias y persecuciones hasta llegar a su condena a muerte.

          2.- ¿Cómo pudieron hacer frente a tantas dificultades? Porque toda su vida y su fortaleza era el Amor. Un Amor TOTAL, EXCLUSIVO Y FIEL.

++Un Amor que los mantuvo unidos apoyándose y ayudándose mutuamente.

+Un Amor vivido a diario con delicadeza, humildad, paciencia, generosidad, dulzura, respeto, comprensión y esfuerzo constante por cumplir los planes de Dios.

++Un Amor sin condiciones, de total confianza, para siempre, tanto en los momentos buenos como en las grandes dificultades y sufrimientos. Un Amor que nada ni nadie podía romper.

++Un Amor fiel. Fiel a la voluntad del Padre tanto de Jesús como de María y de José.

+La fidelidad de Jesús al amor a su familia hasta la muerte, encargando a Juan el cuidado de su Madre.

+El Amor fiel de María estando a los pies de la cruz como la Madre del ajusticiado, apoyando a su Hijo y acompañándole y compartiendo sus sufrimientos, sin miedo a lo que pudieran pensar o a lo que a Ella le pudiera ocurrir.

+La fidelidad de José cumpliendo su misión de padre mientras fue necesario.

          3.- ¿Cómo son nuestras familias?

+También tenemos familias llenas de dificultades que zarandean su estabilidad por cuestiones de trabajo, de salud, de vivienda.

+Zarandeadas por las dificultades en una convivencia que muchas veces se va deteriorando porque con el paso del tiempo no se va cuidando y protegiendo el Amor. Un Amor que es un don de Dios, pero su cuidado y protección es también una tarea que hemos de hacer cada día y en cada momento.

+El Amor se va deteriorando porque aparecen los egoísmos, la falta de diálogo, la falta de respeto, los gestos, las palabras y los comportamientos que ofenden.

+A causa del egoísmo no se piensa en el otro, en lo que necesita, lo que le gusta, lo que le hace feliz. Así aparecen las divisiones, los distanciamientos, las separaciones.

+Por el orgullo y la falta de misericordia, se hace difícil perdonar, ceder, volver a empezar.

          4.- Fijándonos en la Familia de Jesús pensemos cuáles son las cosas que podemos corregir y mejorar. Digamos muchas veces y siempre que haga falta: Te quiero, gracias, perdón, por favor… Pidamos a la Sagrada Familia que interceda por nuestras familias y ayude a todas aquellas familias que necesitan que su amor sea sanado y puedan reconstruir su convivencia y su unidad. Recemos también por nuestra parroquia: porque somos la Gran Familia de los hijos de Dios.

¿HAY SITIO PARA ÉL?

NOCHE BUENA – NAVIDAD CICLO A

24-25 de Diciembre de 2019

REFLEXIÓN

          1.- Envueltos en el misterio que nos narra este pasaje del Evangelio, nos dejamos llevar por el silencio de la noche para contemplar en la imagen del Niño Jesús el espléndido y sobrecogedor gesto del Amor Infinito de Dios que llama a nuestra puerta porque quiere entrar en nuestra casa y acompañarnos en nuestra vida.

          Es el Misterio del Amor Infinito de Dios que quiere hacerse pequeño y frágil como un bebé para que descubramos su ternura, su deseo de ser acogido, y hacernos entender que necesita de nosotros.

          Sólo un Dios grande e inmenso puede hacerse tan pequeño y tan vulnerable, puede renunciar a su condición divina para hacerse uno de tantos, ser como nosotros, hablar nuestro lenguaje, pasar las mismas necesidades que nosotros, sufrir como nosotros. Y todo para que le conozcamos mejor y le amemos más, y nos demos cuenta de que sólo quiere que seamos felices.

          Llamó a todas las puertas en Belén y no hubo sitio para Él, ni siquiera en la posada. Tuvo que conformarse con nacer excluido por todos y quedarse sin techo, acompañado solamente por el mulo en el que viajaron sus padres, y contentarse con estar recostado en las pajas de un pesebre en el que se alimentaban los animales.

          2.- Hoy, como entonces en Belén, el Señor llama insistentemente a nuestras puertas para que le dejemos entrar.

          Pensemos cuantas veces le decimos que en ese momento no queda sitio para Él porque estamos ocupados y atareados con muchas cosas. A lo mejor ni siquiera le abrimos la puerta porque no queremos que nos moleste, no sea que le tangamos que dedicar tiempo y escucharle con atención para saber qué quiere de nosotros.

          Esta noche, contemplando la imagen del Niño Jesús, asombrados y sobrecogidos por el enorme misterio de Dios, abrámosle las puertas, dejémosle que inunde nuestro corazón y nuestra vida con su presencia, que nos haga saltar de alegría al sabernos y sentirnos amados con un amor infinito. Digámosle que si, que en nuestra casa hay sitio para Él hoy y siempre.

          Pensemos también en tantos excluidos y sintecho que hay en nuestra sociedad y que es Jesús el que vuelve a nacer en cualquier rincón del mundo sin que nadie le haga caso.

          3.- Aprendamos de Jesús

+ La Humildad de renunciar a su condición divina y aceptar nacer como un excluido y sin techo.

+ La Paciencia porque no se enfada a pesar de verse ignorado por los que entonces y ahora somos su pueblo y del poco amor con que le tratamos.

+ La Sencillez porque se conforma con vivir como un sencillo trabajador en una aldea pequeña y desconocida sin pretender honores y privilegios.

          Unamos nuestras voces a las del coro de Ángeles que bendecían y daban gloria a Dios por el gran regalo que estaba haciendo a los hombres. Corramos a su encuentro como aquellos pastores que recibieron la buena noticia.

Abrámosle la puerta. Dejémosle que ocupe su lugar en nuestra casa. Descubriremos que cada día podemos vivir la alegría de la Navidad porque, a pesar de todo, quiere estar con nosotros.

LAS SORPRESAS DE DIOS

DOMINGO IV DE ADVIENTO CICLO A

Domingo 22 de Diciembre de 2019

REFLEXIÓN

          1.- Dios sorprende siempre a los hombres con su manera de hacer las cosas.

++Sorprendió a María proponiéndole ser su Madre, y ante esa sorpresa

+María reacciona con desconcierto, con preocupación, con miedo, con incertidumbre. ¿Cómo será esto…?

+El Ángel la tranquiliza: “No temasEsto es cosa de Dios. Él te cubrirá con su sombra…”

+Consciente de todo cuanto supone ese embarazo: incomprensiones, críticas, calumnias, rechazos… ACEPTA la propuesta de Dios, CONFÍA en Él y responde: “Aquí estoy, haz de mi lo que quieras”.

++Grande fue también la sorpresa de José

+Piensa que María le ha sido infiel que no se ha comportado como la mujer del que está enamorado y no lo entiende.

+Se siente decepcionado, roto de dolor porque todo su proyecto de vida se ha derrumbado

+Se siente traicionado, dolido, humillado, piensa en las burlas y los comentarios que va a recibir, sumido en el dolor y en la oscuridad.

+Como a María también el Señor le dice: “NO TEMAS, esto escosa mía. Acoge a María porque necesita de ti, de tu ayuda, de tu apoyo, de tu comprensión, de tu compañía. YO estaré contigo.

+José tampoco entiende nada, pero CONFÍA, ACEPTA la propuesta de Dios, y con enorme humildad y paciencia, acoge a María dispuesto a colaborar en los planes de Dios tan difíciles de entender.

          2.- Nosotros también nos vemos sorprendidos por Dios. Nuestra vida está llena de momentos de alegría y de tristeza, de luz y de oscuridad. Nos encontramos envueltos en la oscuridad y en la luz de situaciones que no esperamos, que nos desconciertan, que nos rompen y nos llenan de dolor y de las que no sabemos cómo salir. De situaciones que nos llenan de una alegría que no sabemos explicar.

+Si escuchamos con atención oiremos como el Señor nos dice: NO TEMAS, esto también es cosa mía. Estoy a tu lado, CONFÍA, ACEPTA esta situación que no entiendes. Poco a poco descubrirás lo que quiero de ti.

+Quiero llenar tu vida de Mi PRESENCIA, hacer que tu corazón sea semejante al Mio.

+Te necesito para que, con tu paciencia, tu esperanza, tu sonrisa y todos tus gestos de bondad y de generosidad hagas presente Mi AMOR entre quienes te rodean.

+Quiero que colabores conmigo en mi plan de salvación.

          3.- El Adviento es tiempo para dejarnos sorprender por Dios al decirnos que, como a María y a José, nos necesita, para reflexionar en silencio y preguntarnos ¿qué estamos dispuestos a responder?

          ACEPTEMOS que Dios nazca en nuestro corazón y hagamos posible que Dios ocupe en el mundo el lugar que le corresponde.

ALEGRES, PACIENTES, FUERTES

DOMINGO III DE ADVIENTO CICLO A

Domingo 15 de Diciembre de 2019

REFLEXIÓN

          1.- De las lecturas de este domingo quiero destacar tres afirmaciones que nos pueden ayudar:

++ESTAD ALEGRES porque llega el Señor. No somos nosotros quienes le buscamos, es Él quien nos busca, quien viene a nosotros porque nos ama. Viene a salvarnos. Viene:

+A perdonar nuestros pecados y liberarnos de sus cadenas.

+A cambiar nuestro corazón de piedra en un corazón de carne, sensible al amor y a las necesidades de quienes nos rodean.

+A curar nuestras sorderas, a abrir nuestros oídos, para escuchar atentamente su Palabra, y los sufrimientos y lamentos de los demás.

+A limpiar nuestros ojos para que le descubramos presente y cercano a nosotros, y descubramos también a todos los excluidos que están a nuestro lado.

+A curar nuestras parálisis que nos impiden caminar hacia Él y a hacer el bien.

+Estemos alegres porque Él puede cambiar nuestras vidas.

++TENED PACIENCIA, porque hemos de preparar el camino al Señor para que llegue pronto, y para ello

+Derribar las barreras de nuestros egoísmos, envidias, rencores, divisiones, ambiciones, injusticias, enfrentamientos y violencias.

+Levantar los valles de nuestro cansancio, nuestro desánimo, nuestra pereza, nuestra tristeza, nuestra falta de esperanza.

+Limpiar el camino de los abrojos de nuestro carácter, nuestras malas intenciones, nuestros pensamientos poco limpios, nuestros deseos inconfesables…

+Paciencia porque es trabajosa la tarea de preparar el camino y hacer fácil nuestro encuentro con el Señor.

+Porque hemos de saber esperar, como el labrador, a que la semilla de su Palabra eche raíces y poco apoco vaya brotando y dando frutos. Aunque muchas veces la espera sea larga, como el bambú, que tarda varios años en echar raíces profundas para que comiencen a aparecer pequeños brotes tiernos.

+No olvidemos que cuanto más robustas y profundas sean esas raíces que se alimentan de la gracia y el amor del Señor, tanto mejores serán los frutos que podrá dar nuestra vida. Y para ello hemos de tener paciencia y saber esperar.

++SED FUERTES para no desanimarnos a causa de la tristeza, los fracasos, el desaliento.

+No dejarnos arrastrar por el ambiente que promociona una alegría superficial y vacía. Ni por un materialismo consumista que deja a Jesús en un rincón y se olvida del motivo de la fiesta de la Navidad.

+Fuertes para mantenernos fieles y coherentes en nuestra condición de cristianos, haciendo que nuestras palabras y nuestros gestos de amor y de bondad, aunque sean pequeños, hagan presente al Señor allí donde nos encontremos.

 

          2.- Que el Señor nos mantenga alegres, pacientes y fuertes para preparar nuestro encuentro con Él y su presencia continua en nuestra vida y en nuestro entorno.

CONVERTÍOS, CAMBIAD

DOMINGO II DE ADVIENTO CICLO A

Domingo 8 de Diciembre de 2019

REFLEXIÓN

          1.- En este Segundo Domingo de Adviento Juan el Bautista nos indica lo que hemos de hacer para prepararnos a la Navidad: “Convertíos!!!!”.

La palabra conversión significa cambio, pero en griego también significa cambar de dirección. Por eso debemos preguntarnos hoy en qué dirección está orientada nuestra vida:

++Tener un trabajo importante que nos permita ser ricos, tener prestigio y llevar una buena vida, sin incomodidades y con tranquilidad?.

++Tener gran prestigio profesional y que nos tengan como referencia por nuestros conocimientos y nuestro saber?.

++Ser muy conocido en las redes sociales, tener muchos seguidores, muchos admiradores, y que sean muchos los que copien nuestro estilo de vida, de vestir, de hablar?.

++Estar a la moda con nuestro modo de vestir, nuestros modales, la música que escuchamos, las palabras que decimos…?

          Juan el Bautista nos pide que cambiemos la dirección de nuestra vida, que la dirijamos hacia Dios para que Él sea el que dé sentido a nuestra vida y nos haga personas nuevas.

          2.- Una vez cambiada la orientación de nuestra vida, hemos de preparar el camino que hemos de recorrer para llegar al Señor o para que Él llegue a nosotros, y nos lo dice con imágenes muy gráficas: “Que se abajen las montañas y colinas y se levanten los valles; que se limpie lo escabroso y se allane lo tortuoso”.

++ Es necesario quitar las barreras y los muros del odio, la venganza, el egoísmo, el orgullo, la envidia, las ambiciones personales; muros y barreras que ponemos nosotros, que sólo nos llevan a pensar en nosotros mismos y nos impiden tener los ojos puestos en el Señor que quiere venir a nuestro encuentro y nosotros no le dejamos, que implican un esfuerzo grande para derribarlas.

++Nos encontramos con los barrancos del miedo, la cobardía, la comodidad, la pereza, la falta de esfuerzo, la desgana, la tristeza… Actitudes que nos mantienen quietos, encerrados en nosotros mismos, envueltos en oscuridad, incapaces de poner esfuerzo de nuestra parte para derribar las barreras y obstáculos que encontramos en el camino y así salir al encuentro del Señor que quiere venir a nuestra vida y transformar nuestro corazón.

          3.- Juan el Bautista es muy duro con los escribas y fariseos que sólo quieren aparentar, llamándoles raza de víboras y pidiéndoles que den frutos de conversión. A lo mejor también es muy duro con nosotros porque a veces nos conformamos con palabras bonitas, oraciones y cantos emotivos, con buenos propósitos y buenas palabras, pero que no afectan a nuestra vida y nuestro comportamiento. Hemos de dar frutos de conversión; esos frutos son:

++ En primer lugar reconocer lo que hacemos mal, las barreras que nos ponemos nosotros mismos y que nos cuesta derribar; la cobardía, la pereza y el egoísmo que hemos de superar, los miedos que hemos de vencer.

++ Transformar las palabras y los buenos propósitos en obras: el orgullo en humildad, la pereza en diligente actitud de esfuerzo, el egoísmo en compartir lo que somos y tenemos, tratar con bondad a quienes pasan por nuestra vida, ayudar a quien nos necesita y ser generosos en sonrisas, palabras amables abrazos, compromisos solidarios. Poner empeño en ayudar y hacer felices a los demás.

          Convirtamos en obras las palabras de Juan: CONVERTÍOS, CAMBIAD.