CADA DÍA PODRÍA SER NAVIDAD

Es Navidad cuando enjugas una lágrima en los ojos de un amigo.

Es Navidad cuando dejas de pelear y haces nacer la paz.

Es Navidad cuando pones fin a una rivalidad y se enlazan las manos.

Es Navidad cuando haces retroceder el egoísmo con tu generosidad.

Cada día podría ser NAVIDAD en la Tierra porque NAVIDAD, Hermanos, es AMOR.

 

Es Navidad cuando el corazón olvida la ofensa y se abre el perdón.

Es Navidad cuando aparece la esperanza de un amor real.

Es Navidad cuando muere la mentira y renace la verdad.

Es Navidad cuando el sufrimiento encuentra la dulzura de la amistad.

Cada día podría ser NAVIDAD en la Tierra porque NAVIDAD, Hermanos, es AMOR.

 

Es Navidad en los ojos del olvidado con quien compartes un momento.

Es Navidad en el corazón del marginado a quien sonríes por la mañana.

Es Navidad en las manos del pequeño que recibe un poco de tu calor.

Es Navidad para las personas de todas las razas que viven la fraternidad.

Cada día podría ser NAVIDAD en la Tierra porque NAVIDAD, Hermanos, es AMOR.

CUANDO VENDRAS!!!!

¡Cuándo vendrás, Señor, cuándo vendrás! ¡Cuándo tendrán los hombres la libertad!!
Nos dicen que mañana y nunca llegas.
Nos dicen que ya estás y no te vemos.
Dicen que eres Amor y nos odiamos.
Dicen que eres unión y vamos dispersos,,,
No es tu Reino, Señor, la tierra no es tu Reino.
¡Cuándo vendrás, Señor, cuándo vendrás!
¡Cuándo tendrán los hombres la libertad!!!

ORACIÓN DE LA FAMILIA 2010

 
MADRE de la esperanza,
que en Belén diste a luz a Jesucristo,
el cual en la Cruz, supremo signo del amor,
ha mostrado la gran esperanza a los hombres.
Intercede por nosotros,
para que en cada familia cristiana
se viva el amor fiel a imagen de Jesucristo,
los jóvenes descubran la lógica del servicio,
la vida humana sea acogida como sagrada e inviolable,
y la Iglesia a el hogar donde cada persona
experimente el abrazo de Dios.
Madre nuestra,
enséñanos a creer, esperar y amar contigo.
estrella del mar, brilla sobre nosotros
y guíanos en nuestro camino
para que la Iglesia y la familia
sean esperanza para la humanidad.
Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
Jornada familia 2010

ORACIÓN PADRE PÍO

“Compuesta por Padre Pío para rezarla después de la comunión”
Has venido a visitarme
Como Padre y como amigo
Jesús, no me dejes solo.
¡Quédate Señor conmigo!
Por el mundo envuelto en sombras
Soy errante peregrino
Dame tu luz y tu gracia
¡Quédate Señor conmigo!
En este precioso instante
Abrazado estoy contigo
Que esta unión nunca me falte
¡Quédate Señor conmigo!
Acompáñame en la vida
Tu presencia necesito
Sin ti desfallezco y caigo
¡Quédate Señor conmigo!
Declinando está la tarde
Voy corriendo como río al
hondo mar de la muerte.
¡Quédate Señor conmigo!
En la pena y en el gozo
Sé mi aliento mientras vivo
Hasta que muera en tus brazos
¡Quédate Señor conmigo!

ORACIÓN POR LA FAMILIA

Rezada por Benedicto XVI en el V Encuentro Mundial de la Familias.
Oh, Dios, que en la Sagrada Familia
nos dejaste un modelo perfecto de vida familiar
vivida en la fe y la obediencia a tu voluntad.
Ayúdanos a ser ejemplo de fe y amor a tus mandamientos.
Socórrenos en nuestra misión de transmitir la fe a nuestros hijos.
Abre su corazón para que crezca en ellos
la semilla de la fe que recibieron en el bautismo.
Fortalece la fe de nuestros jóvenes,
para que crezcan en el conocimiento de Jesús.
Aumenta el amor y la fidelidad en todos los matrimonios,
especialmente aquellos que pasan por momentos de sufrimiento o dificultad.

Unidos a José y María,
Te lo pedimos por Jesucristo tu Hijo, nuestro Señor.
Amén.
Jornada de la familia 2009

ORACIÓN DEL CATEQUISTA

Señor Jesús:


Aquí me tienes para servirte

y colocar a tus pies la labor en que estoy empeñado.

Tú me escogiste para ser catequista,

anunciador de tu Mensaje a los hermanos.

Me siento muy pequeño e ignorante,

soy a menudo inconstante,

pero sé que Tú me necesitas.

Gracias por confiar en mí, pequeño servidor tuyo.

Estoy pronto a cumplir esta hermosa tarea

con sencillez y modestia, amor y fe.

Quiero ser instrumento tuyo

para despertar en muchos hermanos:

cariño por tu persona,

confianza en tus promesas,

deseos de seguirte como discípulo.

Bendice día a día mis esfuerzos;

pon tus palabras en mis labios,

y haz que, en comunión con mis hermanos,

pueda colaborar en extender tu Reino.



María, tu que seguiste siempre con fidelidad

las huellas de tu Hijo,

guíanos por ese mismo camino.

Amén.

ORACIÓN PARA TENER UN HOGAR FELIZ

Señor, Jesús, Tú viviste en una familia feliz.

Haz de esta casa una morada de tu presencia,
un hogar cálido y dichoso.



Venga la tranquilidad a todos sus miembros,

la serenidad a nuestros nervios,

el control a nuestra lenguas,

la salud a nuestros cuerpos.


Que los hijos sean y se sientan amados
y se alejen de ellos para siempre

la ingratitud y el egoísmo.


Inunda, Señor, el corazón de los padres
de paciencia y comprensión,

y de una generosidad sin límites.


Extiende, Señor Dios, un toldo de amor
para cobijar y refrescar, calentar y madurar
a todos los hijos de la casa.



Danos el pan de cada día,

y aleja de nuestra casa
el afán de exhibir, brillar y aparecer
líbranos de las vanidades mundanas
y de las ambiciones que inquietan y roban la paz.


Que la alegría brille en los ojos,
la confianza abra todas las puertas,
la dicha resplandezca como un sol;

sea la paz la reina de este hogar
y la unidad su sólido entramado.



Te lo pedimos a Tí que fuiste un hijo feliz
en el hogar de Nazaret junto a María y José.
Amén.

EL PAPA FRANCISCO Y SU REFLEXION SOBRE LA FAMILIA

Para que reflexionéis sobre la familia os dejamos un texto del Papa Francisco y una oración:
Texto sobre la familia
No existe familia perfecta. No tenemos padres perfectos, no somos perfectos, no nos casamos con una persona perfecta ni tenemos hijos perfectos. Tenemos quejas de unos a otros. Nos decepcionamos los unos a los otros. Por lo tanto, no existe un matrimonio saludable ni familia saludable sin el ejercicio del perdón. El perdón es vital para nuestra salud emocional y sobrevivencia espiritual. Sin perdón la familia se convierte en un escenario de conflictos y un bastión de agravios. Sin el perdón la familia se enferma. El perdón es la esterilización del alma, la limpieza de la mente y la liberación del corazón. Quien no perdona no tiene paz del alma ni comunión con Dios. El dolor es un veneno que intoxica y mata. Guardar una herida del corazón es un gesto autodestructivo. Es autofagia. Quien no perdona enferma físicamente, emocionalmente y espiritualmente. Es por eso que la família tiene que ser un lugar de vida y no de muerte; territorio de curación y no de enfermedad; etapa de perdón y no de culpa. El perdón trae alegría donde un dolor produjo tristeza; y curación, donde el dolor ha causado enfermedad.

Oración
Que detalle, Señor, has tenido conmigo
cuando me llamaste, cuando me elegiste, cuando me dijiste que Tu eres mi amigo.
Te acercaste a mi puerta y pronunciaste mi nombre,
yo, temblando, te dije: Aquí estoy Señor.
Tú me hablaste de un reino, de un tesoro escondido,
De un mensaje fraterno que encendió mi ilusión.
Yo dejé casa y pueblo por seguir tu aventura,
Codo a codo contigo comencé a caminar.
Han pasado los años y aunque apriete el cansancio,
Paso a paso te sigo sin mirar hacia atrás.
Qué alegría yo siento cuando digo tu nombre,
Qué sosiego me inunda cuando oigo tu voz,
Qué emoción me estremece cuando escucho en silencio
Tu palabra que aviva mi silencio interior.

ESTE ES EL DIA DEL SEÑOR

Este es el día del Señor.
Este es el tiempo de la misericordia.
 
Delante de tus ojos
ya no enrojeceremos
a causa del antiguo pecado de tu pueblo.
Arrancarás de cuajo 
el corazón soberbio
y harás un pueblo humilde
de corazón sincero.
 
En medio de las gentes
nos guardas como un resto
para cantar tus obras
y adelantar tu reino.
Seremos raza nueva
para los cielos nuevos;
sacerdotal estirpe
según tu Primogénito.
 
Caerán los opresores
y exultarán los siervos;
los hijos del oprobio
serán tus herederos.
Señalarás entonces
el día del regreso
para los que comían 
su pan el el destierro.
 
¡Exulten mis entrañas!
¡Alégrese mi pueblo!
porque el Señor que es justo
revoca sus decretos:
La salvación se anuncia 
donde acechó el infierno,
porque el Señor habita
en medio de su pueblo

SOLO DIOS

Nada te turbe,
nada te espante,
todo se pasa, Dios no se muda;
la paciencia todo lo alcanza;
quien a Dios tiene nada le falta:
Sólo Dios basta
Sta.Teresa de Jesús