ALEGRES, PACIENTES, FUERTES

DOMINGO III DE ADVIENTO CICLO A

Domingo 15 de Diciembre de 2019

REFLEXIÓN

          1.- De las lecturas de este domingo quiero destacar tres afirmaciones que nos pueden ayudar:

++ESTAD ALEGRES porque llega el Señor. No somos nosotros quienes le buscamos, es Él quien nos busca, quien viene a nosotros porque nos ama. Viene a salvarnos. Viene:

+A perdonar nuestros pecados y liberarnos de sus cadenas.

+A cambiar nuestro corazón de piedra en un corazón de carne, sensible al amor y a las necesidades de quienes nos rodean.

+A curar nuestras sorderas, a abrir nuestros oídos, para escuchar atentamente su Palabra, y los sufrimientos y lamentos de los demás.

+A limpiar nuestros ojos para que le descubramos presente y cercano a nosotros, y descubramos también a todos los excluidos que están a nuestro lado.

+A curar nuestras parálisis que nos impiden caminar hacia Él y a hacer el bien.

+Estemos alegres porque Él puede cambiar nuestras vidas.

++TENED PACIENCIA, porque hemos de preparar el camino al Señor para que llegue pronto, y para ello

+Derribar las barreras de nuestros egoísmos, envidias, rencores, divisiones, ambiciones, injusticias, enfrentamientos y violencias.

+Levantar los valles de nuestro cansancio, nuestro desánimo, nuestra pereza, nuestra tristeza, nuestra falta de esperanza.

+Limpiar el camino de los abrojos de nuestro carácter, nuestras malas intenciones, nuestros pensamientos poco limpios, nuestros deseos inconfesables…

+Paciencia porque es trabajosa la tarea de preparar el camino y hacer fácil nuestro encuentro con el Señor.

+Porque hemos de saber esperar, como el labrador, a que la semilla de su Palabra eche raíces y poco apoco vaya brotando y dando frutos. Aunque muchas veces la espera sea larga, como el bambú, que tarda varios años en echar raíces profundas para que comiencen a aparecer pequeños brotes tiernos.

+No olvidemos que cuanto más robustas y profundas sean esas raíces que se alimentan de la gracia y el amor del Señor, tanto mejores serán los frutos que podrá dar nuestra vida. Y para ello hemos de tener paciencia y saber esperar.

++SED FUERTES para no desanimarnos a causa de la tristeza, los fracasos, el desaliento.

+No dejarnos arrastrar por el ambiente que promociona una alegría superficial y vacía. Ni por un materialismo consumista que deja a Jesús en un rincón y se olvida del motivo de la fiesta de la Navidad.

+Fuertes para mantenernos fieles y coherentes en nuestra condición de cristianos, haciendo que nuestras palabras y nuestros gestos de amor y de bondad, aunque sean pequeños, hagan presente al Señor allí donde nos encontremos.

 

          2.- Que el Señor nos mantenga alegres, pacientes y fuertes para preparar nuestro encuentro con Él y su presencia continua en nuestra vida y en nuestro entorno.

Marcar el enlace permanente.