APOSTOL SANTIAGO

FESTIVIDAD DEL APÓSTOL SANTIAGO

25 de Julio de 2020

REFLEXIÓN

1.- “Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres”. Esta afirmación resume lo que fue la vida de los apóstoles y la vida del apóstol Santiago que hoy celebramos.

Obedecer el mandato de Jesús de anunciar el Evangelio, de dar testimonio de su resurrección, de hacer presente, igual que lo hizo Jesús curando toda dolencia y enfermedad, el Amor infinito de Dios que quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad.

          La fidelidad al cumplimiento de su Misión supuso para todos ellos persecuciones y toda clase de sufrimientos, incluso la muerte, siendo Santiago el primero de los apóstoles que la sufrió.

  1. Pablo utiliza una expresión para explicar lo que supuso para él la experiencia de ser perseguido, encarcelado, azotado, por ser fiel al anuncio del Evangelio: “Este tesoro lo llevamos en vasijas de barro para que se vea que la fuerza es del Señor”.

 

          2.- En esta celebración, poniendo nuestros ojos en la vida de los apóstoles, especialmente en el apóstol Santiago, hemos de aprender varias cosas:

++Al igual que ellos también nosotros vivimos en un ambiente hostil al mensaje de Jesús y a los valores del Evangelio, pero “hemos de obedecer a Dios antes que a los hombres”, hemos de hablar de Jesús a tiempo y a destiempo, siempre que tengamos ocasión y sea oportuno.

++Hemos de ser conscientes de que el tesoro que Jesús ha puesto en nuestras manos lo llevamos en vasijas de barro, porque somos frágiles y débiles, pero seguros de que nuestra fuerza es la que pone el Señor en nuestras palabras.

++También hemos de dar testimonio de que el encuentro con Jesús Resucitado ha cambiado nuestras vidas y ese cambio se pone de manifiesto porque no dejamos de hacer el bien, de poner todo nuestro esfuerzo para aliviar todo sufrimiento que encontramos cerca de nosotros, de hacer lo justo y trabajar por la libertad, la justicia y la paz aunque nos cuesta sacrificios, y que la entrega generosa a los demás es el motivo de nuestra alegría.

 

          3.- No busquemos recompensas, premios ni honores. Jesús no nos propone estar al lado de los que mandan y tienen autoridad, sino ser servidores de todos estando junto a los más pobres y necesitados.

          Jesús nos pide que hagamos las cosas con el corazón porque lo único importante es agradar al Señor.

          Que el apóstol Santiago interceda por nosotros y por todos aquellos que gracias a El conocemos a Jesús.

Marcar el enlace permanente.