ESTRELLAS

EPIFANÍA, FIESTA DE LOS REYES MAGOS, CICLO A

Lunes 6 de Enero de 2020

REFLEXIÓN

          1.- El relato de los Reyes Magos es un modo de anunciar que la salvación que Dios ofrece es un regalo para los hombres de todo el mundo, de todas las razas, culturas, lenguas, religiones, porque todos somo hijos de Dios e imagen y semejanza suya.

          ++Los Magos son Sabios buscadores de la Verdad; una Verdad que encontraron en un Niño nacido en Belén, tal como habían leído en la Escrituras, en el que reconocieron a Dios hecho Hombre, Rey de todas las naciones.

+La búsqueda no les fue fácil. Fue un Camino largo, lleno de dificultades, de dudas y momentos de oscuridad que tuvieron que superar con constancia y con esperanza, guiados por la Luz de una Estrella.

+Al encontrar al Niño nacido en Belén se arrodillaron ante Él con la humildad de quienes, sobrecogidos, habían encontrado la Verdad que andaban buscando y que orientaría toda su vida.

 

          2.- Nosotros hemos de aprender de os Magos

+A ser buscadores incansables de la Verdad que hemos de reconocer y profundizar en Jesús porque es quien nos enseña el camino que hemos de seguir en nuestra vida.

+Jesús es la Verdad incuestionable que nos da la seguridad de que estamos siguiendo el buen camino y que haciendo lo que Él nos enseña nunca nos equivocaremos.

+Él es la Vida de Dios en nosotros que nos llena de alegría, que nos hace felices y mantiene viva en nosotros la esperanza de poder llegar a participar en plenitud de la Salvación y sentirnos amados por el Amor infinito de Dios que nos acompaña en todas las dificultades y los momentos de oscuridad que sufrimos y seguiremos sufriendo a lo largo de nuestra vida.

 

          3.- Los Magos fueron iluminados y guiados por la Luz de una Estrella durante su larga búsqueda. Debemos darnos cuenta y reconocer que también nosotros hemos sido guiados por muchas estrellas que nos han ido enseñando el camino del Bien y la Vedad, lo que hemos de corregir y enderezar para no perdernos, y que en los momentos de oscuridad hemos tenido siempre a nuestro lado. Han sido nuestros Sacerdotes, catequistas, padres, amigos, educadores que, quizá sin darnos cuenta, han hecho posible que seamos lo que ahora somos.

 

4.- Pensemos que también nosotros podemos y debemos ser estrellas para los demás, quizá con pocas palabras, pero con la coherencia de nuestra vida y con todos los gestos y actitudes que están llenos de bondad y de luz.

Pidamos al Señor que no dejemos nunca de buscarle, que seamos agradecidos por las distintas estrellas que han iluminado momentos diferentes de nuestra vida y nos han conducido a Él, y pidámosle saber ser estrellas para aquellos que acuden a nosotros buscando un guía que les ayude a seguir y encontrar el camino que tal vez han perdido.

Marcar el enlace permanente.