REINADO DE DIOS

DOMINGO XXXIV DEL TIEMPO ORDINARIO CICLO C

JESUCRISTO REY DEL UNIVERSO

Domingo 24 de Noviembre de 2019

REFLEXIÓN

          1.- Desde que comenzó su predicación Jesús no dejó de hablar del Reino de Dios. Su objetivo era anunciar y convencer que los hombres podemos vivir de otra manera, relacionarnos y construir un mundo en el que lo fundamental, la única ley, es el AMOR. Y para ello pedía constantemente: “Convertíos, cambiad el corazón, cambiad la forma de pensar y la forma de comportaros.”

          El Reino que Jesús propone no tiene nada que ver con la manera en que lo entendemos los hombres. Sólo es necesario AMAR y todo lo que desde el amor se deriva:

++No ser engreídos, soberbios, orgullosos, pensando únicamente en nosotros mismos, sino pensar en el bien de los demás, en el bien de todos.

++Buscar y trabajar por el respeto a cada persona porque todos somos imagen y semejanza de Dios.

++Evitar toda injusticia, todo desprecio, toda humillación.

++Tender la mano al que vive en las cunetas y en los rincones del camino de la vida para levantarlo, acogerlo, dedicarle tiempo, escuchar qué necesita y hacerle sentir que no está solo y que merece ser amado. Ser servidor de todos y siempre.

++Evitar toda violencia, estar en contra de la guerra del terrorismo, del maltrato a cualquier persona de cualquier género y de cualquier edad, de la esclavitud y el sometimiento de nadie.

++Estar siempre dispuesto al diálogo a la misericordia, al perdón, a reconstruir lo que se ha roto en la convivencia y todos los ámbitos de las relaciones humanas.

          2.- Cuando le preguntaban a Jesús: “¿Dónde está ese Reino? ¿Cuándo llegará? “. La respuesta de Jesús era contundente y quizá no la acabaron de entender: El Reino está dentro de vosotros, está entre vosotros”. O lo que es lo mismo:

++El Reino empieza cuando Dios ocupa el centro de nuestro corazón y es el Señor de nuestras vidas.

++El Dios al que amamos sobre todas las cosas y del que nos sentimos amados,

++El Señor a quien queremos obedecer para vivir pensando y obrando como Jesús lo hizo,

++El Señor al que queremos servir colaborando con Él construyendo un mundo mejor, un mundo en el que prevalezca sobre todo y sobre todos la ley del amor, un mundo en el que reine Verdad, la Vida, la Libertad, la Justicia, el Amor y la Paz.

          3.- A lo largo del año hemos ido recorriendo los momentos más importantes de la vida de Jesús, escuchando y reflexionando todas sus enseñanzas para ir convirtiéndolas en comportamientos y en vida.

          Hoy terminamos ese recorrido y por eso proclamamos que Jesús es el Rey y Señor del universo porque con su resurrección venció el pecado y la muerte, venció a sus enemigos y a toda clase de mal, y con Él comenzó a hacerse realidad el Reino que predicó y que sus discípulos hemos de ir haciéndolo realidad a lo largo de la historia.

          Pidámosle que Él sea siempre Nuestro Señor y nosotros cumplamos fielmente la misión que nos encomienda.

Marcar el enlace permanente.