TENER MIEDO

DOMINGO XII DEL TIEMPO ORDINARIO CICLO A

Domingo 21 de Junio de 2020

REFLEXIÓN

          1.- Tres veces repite hoy Jesús: “No tengáis miedo”.

          ¿De qué tenemos miedo?

++Al contagio del virus, a la enfermedad, a quedarnos sin trabajo y tener dificultades económicas, a los conflictos familiares…

++A nosotros mismos, a no tener fuerzas para enfrentarnos a las dificultades y no saber cómo superarlas, a estar solo, a que nadie me ayude, al dolor, al sufrimiento…

++Miedo a la injusticia, la violencia, las promesas no cumplidas, a la mentira y la traición…

          2.- Tenemos miedo a las dificultades que podemos encontrar si vivimos como cristianos y tener que ir contra corriente por nuestro modo de pensar y de actuar en un mundo lleno de conflictos y que vive apoyado en valores contrarios al Evangelio.

          Jesús ya nos advirtió que no sería fácil gritar desde las azoteas el mensaje de Amor que nos enseñó. El quiere que seamos fieles al Amor construyendo un mundo de libertad, de respeto, de fraternidad, de justicia, de paz, respetando la dignidad de todas las personas, practicando la misericordia.

          3.- Y nos vuelve a decir: “No tengáis miedo.”

          El que esté de mi parte, el que no se avergüence de Mi ante los hombres, Yo también estaré de su parte y seré su fuerte defensor.

          No tengamos miedo. El Señor es el que más nos quiere. Si Él se preocupa de los gorriones y de que no perdamos ni un cabello sin su consentimiento, ¿no va cuidar siempre de nosotros que valemos más que los gorriones? Si nosotros somos imagen y semejanza suya ¿cómo no nos va a cuidar?

          4.-Tengamos miedo a perder lo que vale la pena:

++A perder Su amistad, a apartarnos de Él, olvidarnos de Él.

++Tengamos miedo a quienes pueden matar la Vida de Dios en nosotros, a los malos amigos que nos dan mal ejemplo y nos aconsejan mal.

++A los que nos empujan y nos llevan por caminos equivocados.

++Miedo a nuestro egoísmo, orgullo, engreimiento, que se apoderan de nosotros y nos convencen de que somo dioses que podemos resolverlo todo por nosotros mismos y con sólo nuestras fuerzas.

          5.- Hoy el Señor quiere llenarnos de ánimo y de esperanza para que siempre confiemos en El y seamos sus testigos a pesar de las dificultades porque hemos de estar seguros de que Él es nuestra fuerza y nuestra salvación.

 

Marcar el enlace permanente.